. El sorteo de Lotería Nacional ¿y si cae aquí? Saltear al contenido principal
Sorteo De La Lotería Nacional

El sorteo de Lotería Nacional ¿y si cae aquí?

Dime la verdad: ¿alguna vez has soñado con ser el afortunado a quien le toque el sorteo de Lotería Nacional? Déjame que lo adivine: casi todos los días fantaseas con ello. No te preocupes, no estás solo. Yo también me he visualizado abriendo una botella de cava frente a las cámaras, saltando y gritando, dejando mi elegancia y mi “saber estar” un poco de lado (al menos, mientras me dure el subidón): 

¡¡¡Sí!!! ¡¡¡Me ha tocado a mí! el sorteo de la Lotería Nacional!!

No, no me digas que lo importante es la salud (que, aunque no es del todo mentira, es la frase que más oímos el día 22 de diciembre de cada año) y que el dinero no da la felicidad, o que la vida hay que ganársela, que tú no eres un iluso y que solo te gustaría que te tocase para “tapar agujeros”, o que, si te toca la lotería, al cabo de unos años, estás peor que antes de que te tocase (esta es una de mis favoritas). 

Que sí, que en el fondo no hay nada de falso en estas pequeñas falacias de consolación, pero, seamos sinceros, a todos nos gustaría que nos cayeran los nada desdeñables 600.000 euros que pueden llegar a componer el primer premio (en el caso de que compremos toda la serie). ¿O conoces a alguien que los rechazaría? Porque, si es así, por favor, preséntamelo, porque quizás tenga que hacer negocios con él o ella.

Y, si me toca, ¿cuánto se quedará Hacienda?

La mala noticia es que un 20% del premio, en el caso de que supere los 40.000 euros (ojalá que así sea), se destinará a Hacienda. Entonces la técnica infalible para que siempre te toque la lotería es, simplemente, ser Hacienda. ¡Ellos sí tienen suerte! ¡Ni siquiera compran los boletos y les toca de todos modos! 

No, solo estaba bromeando. Esto tiene una explicación: el Sorteo de Lotería Nacional depende de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) que, a su vez, depende del Ministerio de Economía y Hacienda. Ahora tiene más sentido que se queden una parte: al fin y al cabo, son “los jefes” y quien paga, manda.

Y tú, ¿qué harías si te tocase el premio en el sorteo de la Lotería Nacional?

Sorteo de la Lotería Nacional

Yo tengo bastante decidido qué haría con el premio (sí, como puedes comprobar, pienso bastante a menudo en ello… ¿para qué ocultarlo?): por supuesto, empezaría saldando todas mis deudas y ayudando a mi familia. Me pagaría todos los estudios que me apetecieran y viajaría hasta cansarme. 

Pero seguiría llevando una vida modesta porque, hablando en serio, sí me creo un poco esas mentirijillas de cuando no te toca. Pienso, honestamente, que el dinero no da la felicidad, pero que tener estabilidad económica te libera de una gran cantidad de estrés. Básicamente, tendría ese famoso colchón del que todo el mundo habla para dejar de preocuparme, al menos durante un tiempo, por el dichoso llegar a fin de mes.

¿Y tú? ¿En qué invertirías el premio de la Lotería Nacional? ¿Te comprarías una casa en las afueras? ¿Quizás simplemente terminarías de pagar la hipoteca? ¿Abrirías ese negocio en el que tantos años llevas soñando? ¿Te permitirías toda clase de lujos e irías improvisando? ¿O te escaparías a una isla desierta para que nadie descubra tu fortuna y allí empezarías de cero?

Bueno, quizás tampoco debamos exagerar. Hay que tener en cuenta que, si bien el premio de 60.000 euros (si compras un solo décimo) no está nada mal, tampoco es una cantidad desproporcionada, por lo que, a no ser que hayas comprado varios décimos o una serie entera, no te convertirás en la persona más rica del mundo de un día para otro. 

Vale, vale, pero… ¿Qué hago para que me toque el sorteo de la lotería nacional?

Una cosa está clara. Para que te toque la lotería, debes participar en el sorteo. Puede parecer absurdo, pero yo no lo supe ver hasta que me independicé de casa de mis padres -qué inocente había sido hasta entonces…-. 

Y darme cuenta de esto me dio mucha rabia. Al principio, pensaba: 

“¡Vaya! Así que, solo para tener una remota posibilidad de que me toque la lotería, ¿tendré que gastar cada semana una parte de mi preciado dinero…? Sí, ese dinero que tanto me cuesta ganar… Que, encima ¡se lo quedará el desgraciado a quien le toque (que probablemente no seré yo)! ¡Menudo timo!”. 

Pero la vida me hizo madurar de forma repentina, lanzándome el siguiente mensaje: 

“No te puede tocar la lotería si no pones un poquito de tu parte, hijo mío. Al menos, tienes que comprar un boleto de vez en cuando… No sé, para probar…”

Y entonces me di cuenta de que, efectivamente, si no arriesgas no ganas, o, lo que es lo mismo: si no apuestas, no ganas. Y también descubrí que comprar un décimo de sorteo de Lotería nacional significaba más bien una inversión que, además, me costaba muy poco (o ningún) trabajo físico. Y ya sabemos que, en España, nos encanta aplicar la ley del mínimo esfuerzo

Entonces ¿existe un mejor sorteo para participar que uno nacional, que solo se vende en nuestro país? Si bien las posibilidades de que te toque la Lotería Nacional son superiores a las de que te toque un sorteo internacional, estas no dejan de ser ínfimas. Y, obviamente, el premio también será más pequeño. Pero, por intentarlo, que no quede… Si todas las personas a quienes les ha tocado a lo largo de la historia hubiesen pensado que no valía la pena comprar el boleto por lo lejana que veían la posibilidad de recibir el premio, definitivamente ahora no serían ricas. Al fin y al cabo, solo es cuestión de suerte.

La perseverancia y el trabajo duro son dos valores muy arraigados en nuestra sociedad, especialmente entre las generaciones más veteranas. Y, de hecho, creo que debemos confiar en ellos mucho más que en la buena suerte. Pero aquí solo inciden en un aspecto: cuantas más veces lo intentes, más posibilidades tendrás de que te toque a lo largo de tu vida. 

¿Cuánto cuesta un décimo de la lotería nacional?

Pues depende. 

En principio, el décimo estándar del sorteo de los jueves te costará 3 euros. Los sábados su precio será de 6 euros, excepto un extraordinario al mes que son de 15 euros. Además de los sorteos de Navidad, El Niño y extraordinario de verano que son 20 euros.

Y si los astros se alinean y la suerte está de tu parte y llevas a cabo algún ritual supersticioso como el de este hombre, tu inversión inicial se te devolverá multiplicada en forma de una suculenta cifra con unos cuantos ceros en la cola

Sí, quizás habrás perdido unos euros y algo de tiempo comprando un décimo de la lotería nacional del jueves, y quién sabe si un poco de sentido del ridículo, dependiendo de qué tipo de ritual hayas practicado. Conozco gente que ha ido pisando excrementos adrede por la calle para conseguir que les toque. Y no les voy a juzgar; cada uno sabe lo que hace. Al fin y al cabo, sarna con gusto no pica. 

A cambio, tendrás en tu bolsillo nada más ni nada menos que la nada despreciable cantidad de 300.000 euros, en el caso de que te lleves el primer premio y hayas adquirido una serie entera. Y si la has comprado online, quizás ni hayas tenido que hacer el esfuerzo de bajar a la administración de lotería más cercana de tu casa. ¿Se puede tener más suerte?

Y, bueno, si te van más los sábados, ya sea por el ambiente relajado del fin de semana, por el buen rollito o por las siestas interminables…, o si simplemente el sorteo del sábado te inspira más, déjame decirte que, en este, la cantidad del primer premio se duplica y alcanza los 600.000 euros. ¡Si es que los fines de semana les sientan bien hasta a los sorteos!

Por otra parte, los boletos del conocidísimo Sorteo Extraordinario de Navidad, cuyo premio máximo se conoce como el Gordo, cuestan 20 euros cada uno. En este sorteo se reparten más de 2000 millones de euros en premios, por lo que vale la pena intentarlo al menos una vez… Al fin y al cabo, una vez al año, no hace daño, ¿no?

¿Cuándo es el sorteo de la Lotería Nacional?

El Sorteo de la Lotería Nacional tiene lugar los jueves y los sábados. No obstante, se exceptúan de estos horarios el sorteo de lotería de Navidad, el del niño y los sorteos viajeros. En este último caso, se emite antes un pequeño reportaje dedicado al municipio en que se celebra, por lo que la transmisión del sorteo se retrasa un poco.

Hora sorteo de Lotería Nacional

El Sorteo de la Lotería Nacional del sábado se lleva a cabo a las 13h y, el sorteo del jueves, a las 21h.

Dónde ver el sorteo de la Lotería Nacional

Si eres un fiel seguidor del sorteo y quieres verlo todo con tus propios ojos para no perderte nada, el sorteo de la Lotería Nacional se emite en directo en la portal de Loterías y Apuestas del Estado

Entonces, ¿existe algún truco infalible para que me toque?

La respuesta es que depende. Infalible, no. Pero, por ejemplo, un economista rumano desarrolló una laboriosa fórmula matemática gracias a la cual consiguió que le tocase el premio nada más ni nada menos que 14 veces.

Si bien tú también puedes intentar hacer algunos cálculos matemáticos (puede ser entretenido, sobre todo si te gustan los números…), son muchas las personas que prefieren, simplemente, llevar a cabo sus propias supersticiones para ganar la lotería

Y, ¿sabes? Todas estas tradiciones tienen una cosa en común: la fe en que ganar un premio del sorteo de la lotería Nacional es posible

sorteo de Lotería Nacional

Y no hay nada más bello que no perder nunca la ilusión.

Boletos con números de fechas importantes

Seguro que conoces a alguien que compra números que tengan relación con alguna fecha determinante de su vida, como, por ejemplo, su propio cumpleaños o el de sus hijos, o el día de su boda… Incluso el día de nacimiento de su equipo de fútbol favorito. 

No sé si la técnica está probada científicamente, pero siempre es bonito acordarse de los días más remarcables de nuestras vidas. Sí, aquí todo vale, lo importante es que la fecha te guste o signifique algo para ti.

Sucede algo parecido con algunas fechas históricas. Por ejemplo, en el año 2001, el número 11901 (cuando tuvo lugar el atentado del 11-S) fue uno de los más vendidos. En el 2004, pasó lo mismo con el número del día de la boda de los Príncipes de Asturias (22504). Otras personas compran el de la fecha de la gripe española (01918) y, en el año 2020, el número 14320 (fecha en que se declaró el estado de alarma) se agotó en menos de dos meses. Si es que… ¡hay gustos para todo!

Repetir la misma cifra toda la vida

Hay personas que compran una y otra vez la misma cifra, número o docena. De hecho, mucha gente se abona durante años al mismo número. A veces, lo hacen por el propio miedo a que, si dejan de comprarlo, entonces toque. Y quieren ahorrarse ese disgusto. Otras, lo hacen simplemente por fidelidad, tradición o inercia.

Recibir el boleto con la mano derecha

Otros le piden al lotero que les entregue el boleto con la mano derecha. Seguro que los vendedores de lotería están acostumbrados a oír todo tipo de rituales y simplemente respetan las exigencias de sus clientes. Al fin y al cabo, ¡cada uno tiene sus creencias!

La concurrida espalda de un jorobado y la cabeza de un calvo

Aunque no a todo el mundo le parece bien que todos le refrieguen un boleto de lotería por su espalda o por su cabeza, nunca se sabe… Si trae suerte, quizás incluso ellos mismos se apliquen el ritual. Otra opción es pasar el billete por la barriga de una embarazada.

Si tanta gente hace lo mismo, por algo será, ¿no?

Que se te caiga un vaso o un plato

Déjame decirte una cosa: si este ritual es cierto, estoy seguro de que a mí me tocará algún día. Soy la persona más torpe que conozco. ¡No sabes cuántos utensilios de cocina he roto a lo largo de mi vida!

No obstante, hay gente que dice que, para que esta superstición funcione, debe aplicarse el día antes del sorteo, es decir, el truco está en ser patoso solo en las fechas señaladas. ¡Ahora entiendo por qué todavía no me ha tocado!

«No me llames iluso porque tenga una ilusión…»

Sorteo de Loteria Nacional

«Y si la suerte es caprichosa, el amor es ciego y con el tuyo me ha tocao’ el cupón»

No quiero ponerme filosófico, pero me veré un poco obligado a reflexionar.

A veces, las personas tenemos tendencia a achacar al destino algunos sucesos que en realidad sí dependen de nosotros: ese ascenso por el que tanto hemos trabajado, aquella relación de pareja que llevamos tantos años cuidando, la casa que después de tantos años de esfuerzo económico hemos conseguido comprar… 

Muchos de nosotros aún tenemos el llamado «síndrome del impostor» y depositamos en la suerte el mérito de todo lo que nos sucede. Nos olvidamos de que, en realidad, nuestras acciones y nuestras decisiones inciden muchísimo más en nuestros éxitos y fracasos de lo que creemos.

Por el contrario, la sociedad meritocrática en la que vivimos nos impone que nos lo debemos ganar todo, que solo las personas que verdaderamente se lo merecen pueden llegar lejos y que la suerte no existe. Que todo es una cuestión de esfuerzo y de capacidad. Y también hay muchas personas que se aferran a esta creencia.

Y yo creo que la clave es situarse en un punto intermedio entre estos dos extremos. El trabajo, la fuerza de voluntad y el esfuerzo son sin duda factores que inciden muy positivamente en el éxito en cualquier proyecto. Pero en algunos aspectos de la vida, probablemente lo más decisivo sea el factor suerte

Por ejemplo, en la genética. Por más que desees haber nacido con unos enormes e impactantes ojos azules, las probabilidades de que la naturaleza te dote de ellos vienen determinadas exclusivamente por el azar. Luego podrás decidir utilizar lentillas para fingir que tus ojos son celestes, pero, por mucho que te esfuerces, la realidad seguirá siendo la que es: tus ojos nunca serán de este color si no lo marcan tus genes. Lo mismo sucede con las apuestas y los juegos de azar. Es simple: recibirás un premio si la suerte está de tu parte y, si no, no. 

¿Entonces, debo jugar o no?

En mi opinión, sí. Aunque las probabilidades de recibir un premio son bajísimas, no por ello nadie debería dejar de jugar. Ya no tiene tanto que ver con creer en la suerte como con, simplemente, jugar “por si acaso”. 

Lo ideal, bajo mi punto de vista, es intentar vivir nuestro día a día lo mejor que sepamos, no dejar nunca de lado las pequeñas cosas que nos llenan (y que nos aportan la verdadera riqueza), seguir trabajando duro (si es posible, en un trabajo que nos haga sentir realizados o, al menos, que no nos amargue la existencia), y, sobre todo, nunca dejar de crecer como personas.

Y eliminar todo aquello que nos reste paz

Dicen que, si eres feliz y tienes una buena predisposición en tu día a día, tendrás también más posibilidades de tomar mejores decisiones y, en consecuencia, de atraer la buena suerte. Pero esto no es más que una técnica psicológica que nada tiene que ver con los astros ni con los hilos invisibles.

Sin embargo, una buena actitud hacia la vida no es incompatible con invertir unos pocos euros a la semana en comprar lotería. Si te toca, serás rico y feliz, y si no, pues no tendrás tanto dinero, pero al menos estarás contento.

¿Y tú qué opinas? ¿Crees que realmente existe la suerte? 

¿Y qué me dices del caso de Frane Selak? ¿Acaso no tuvo suerte este hombre?

Sorteo de la Loteria Nacional

Sobre el caso del croata Frane Selak existe una especie de dilema: hay gente que opina que es el hombre con más mala suerte del mundo, mientras que otros dicen que es el hombre más afortunado del planeta.

¿Cuál es la historia de este señor?

A los 33 años, tomó un tren que se descarriló y que cayó a un río. En el accidente murieron 17 personas, pero él solo sufrió una fractura en el brazo. Bueno, no está mal, ¿no? 

Al año siguiente, decidió coger un avión y literalmente salió despedido a través de una puerta de emergencia. Parecía que ese iba a ser su fin, pero no: tuvo la ¿suerte? de caer encima de un pajar. No le pasó absolutamente nada.

Tres años después, se encontraba tranquilamente (no sé yo si debería estar muy tranquilo el pobre hombre, pero bueno…) en un autobús cuando este se volcó y cayó en un río. Aunque murieron cuatro personas, él sobrevivió.

Más adelante, su coche se incendió mientras conducía, pero pudo salir de él sin que le pasase nada. En otra ocasión, le volvió a suceder lo mismo. Si bien esta vez sí sufrió algunos daños, se recuperó de ellos sin problemas. 

Después de todo esto, cuando el croata tomó la sabia decisión de ir a pie, el destino quiso volver a ponerle a prueba: en 1986, fue atropellado por un autobús. No obstante, solo tuvo alguna herida leve, ¿qué esperabas?

El intrépido se compró otro coche y un día, mientras conducía, se cayó por un acantilado de 100 metros (sin llevar el cinturón de seguridad abrochado). Unos árboles le salvaron de la fatalidad y, de nuevo, salió ileso.

En 2003, a los 73 años, decidió probar suerte (por si no la había puesto lo suficientemente a prueba ya) jugando a la lotería y ganó 800.000 dólares.

No sé si esta historia (que además es verídica) me hará cambiar de opinión sobre si existe la suerte… Pero está claro que este buen hombre, a pesar de la cantidad de veces que la vida le trató tan mal como bien, jamás permitió que el miedo le frenase. Y, de hecho, actualmente, tiene ya sus 92 años y sigue vivo y coleando. 

Al menos, da para pensar en el tema, ¿no?

En conclusión, el sorteo de la Lotería Nacional podría caer en cualquier parte. Nadie puede predecir el futuro, por lo que es importante disfrutar el momento y esperar lo mejor. Quién sabe, ¡quizás tu boleto sea el ganador!

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON LA TEMÁTICA LOTERÍA NACIONAL:

¿Qué son las pedreas de la lotería nacional?

Cuantos décimos tiene un número de lotería

Que hacer si te toca la lotería

Cuanto se queda hacienda de la lotería

Que te ofrecen los bancos si te toca la lotería

Tabla de sueños y números para jugar a la lotería

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar
×